Menú

04 | La calidad en el proyecto no preocupa

calidad-proyecto-edificacion

Durante los años en que España vivía de las obras no se ha construido con calidad. No descubro nada nuevo con esta afirmación. Los profesionales que han vivido de primera mano esta etapa podrán darme la razón, porque nadie mejor que ellos y las compañías de seguros conocen la realidad de los problemas constructivos que tienen los edificios de los últimos 15 años.

No acabo de explicarme el porqué del asunto, ya que, a primera vista, todo el mundo está preocupado por la calidad, ahora y en los tiempos en que se edificaba. Pero, ¿qué tipo de calidad preocupa? ¿En qué fases del proceso?

Calidad en el proyecto de edificación según los profesionales

Hace poco di con un informe realizado por la Asociación Española para la Calidad en la Edificación (ASECE). El informe, el cual se puede descargar desde el sitio web de la asociación, recoge los resultados de una encuesta realizada en octubre de 2011, a un total de 1.400 profesionales.

De todas las preguntas, hubo una que me chocó enormemente. Aquí expongo los resultados gráficos de esta pregunta, tal y cómo aparecen en el informe de ASECE:

ASECE-GRÁFICO-BARRAS-MEJORAR-CALIDAD-EDIFICACION

ASECE-GRAFICO-MEJORAR-CALIDAD-EDIFICACIÓN

Los resultados de esta cuestión, según se indica en el informe, se han obtenido con un tamaño de muestra igual a 1.296, y un intervalo de confianza del 95%.

A parte de los datos de ambos gráficos, los cuales no me cuadran, se pueden extraer un serie de conclusiones sin entrar en las cifras concretas:

  • Una mayoría de encuestados cree que la solución para mejorar la calidad sin incrementar los costes es mediante un mayor control en la ejecución.
  • Otra parte considerable opina que reducir la cadena de subcontratistas mejoraría la calidad sin un aumento de costes.
  • La tercera opción que consideran como solución los encuestados, es supervisar más estrictamente los materiales.
  • Y el resto indicó otro tipo de solución.

A la vista de la pregunta y los resultados, lo que más me llama la atención es que no aparece nada sobre mejorar la calidad en fase de proyecto. Me tengo que preguntar, ¿por qué no hay ninguna respuesta que haga referencia a asegurar y/o controlar la calidad del proyecto?

Sin detenerme demasiado, se me ocurren tres opciones:

  1. se podía responder abiertamente, pero no se llegó a 75 respuestas de este tipo;
  2. las respuestas eran cerradas, se incluyó alguna respuesta de este tipo, pero no alcanzó la cifra de 75; o
  3. las respuestas eran cerradas, pero no se incluyó ninguna respuesta que hiciera referencia a la redacción del proyecto.

Podría ser cualquiera de estas tres opciones, e incluso podría ser otra que no haya tenido en cuenta. Podría, también, resolver mi duda, poniéndome en contacto con ASECE. Pero no es lo realmente importante. Sea cual sea la razón por la que mejorar la calidad en la fase de proyecto no aparece reflejada en la encuesta como una de las soluciones, es una situación que me preocupa. Creo que en la encuesta, en esa pregunta en concreto, debería de situarse a la cabeza, alguna respuesta que incluyera al proyecto. Sin embargo, no me extraña, ya que las leyes encargadas de regular la edificación en España no hablan de ello.

Calidad en el proyecto de edificación según la legislación

Ley de Ordenación de la Edificación

En la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE), en la exposición de motivos, se habla en los siguientes términos:

<<…la sociedad demanda cada vez más la calidad de los edificios y ello incide tanto en la seguridad estructural y la protección contra incendios como en otros aspectos vinculados al bienestar de las personas…>>

 <<La Ley, en definitiva, trata, dentro del marco de competencias del Estado, de fomentar la calidad incidiendo en los requisitos básicos y en las obligaciones de los distintos agentes que se encargan de desarrollar las actividades del proceso de la edificación…>>

Es más, tal y como dice en su art. 1, esta Ley tiene por objeto regular el proceso edificatorio, estableciendo obligaciones, responsabilidades y garantías, <<con el fin de asegurar la calidad mediante el cumplimiento de los requisitos básicos de los edificios y la adecuada protección de los intereses de los usuarios>>.

A la hora de repartir responsabilidades y atribuciones, la LOE, también exige a casi todos los agentes de la edificación, que, de una manera o de otra, lleven a cabo sus funciones teniendo en cuenta la calidad:

  • El Constructor tiene la obligación de ejecutar la obra de manera que se alcance la calidad exigida en el proyecto.
  • Una de las funciones del Director de Ejecución de la Obra es controlar cualitativa y cuantitativamente la construcción y la calidad de lo edificado.
  • Las entidades de control de calidad están capacitadas para prestar asistencia técnica en la verificación de la calidad del proyecto, de los materiales y de la ejecución de la obra y sus instalaciones de acuerdo con el proyecto y la normativa aplicable.
  • Los laboratorios de ensayos para el control de calidad estáncapacitadospara prestar asistencia técnica, mediante la realización de ensayoso pruebas de servicio del los materiales, sistemas o instalaciones de una obra de edificación>>.
  • Los suministradores de productos están obligados entregar los productos, respondiendo de su origen, identidad y calidad, entre otras cosas.

En el art. 10, cuando la LOE habla del Proyectista, no nombra la palabra calidad. Tan sólo se indica que el proyectista tiene que <<redactar el proyecto con sujeción a la normativa vigente y a lo que se haya establecido en el contrato y entregarlo>>

Código Técnico de la Edificación

La normativa que se ocupa de definir la calidad que deben cumplir los edificios es el Código Técnico de la Edificación (CTE). En su art. 1, se expone el objeto del éste y se indica que <<es el marco normativo por el que se regulan las exigencias básicas de calidad que deben cumplir los edificios…>>

En sus artículos 10-15, el CTE define cualitativamente estas exigencias básicas de calidad que debe cumplir el edificio, las cuales se especifican y se cuantifican en su Parte II, a través de los Documentos Básicos creados para tal fin.

Entonces, el CTE establece los requisitos de calidad, pero no obliga a proyectar con calidad. No lo hace explícitamente. Es cierto que se puede entender que el cumplimiento de las exigencias básicas de calidad que en él se desarrollan, suponen la obligación de llevar a cabo una redacción del proyecto con calidad.

En el art. 6, el CTE habla de las “condiciones del proyecto”, y dice que éste << describirá el edificio y definirá las obras de ejecución del mismo con el detalle suficiente para que puedan valorarse e interpretarse inequívocamente durante su ejecución”.

Lo más próximo que está el CTE a prescribir en relación a la calidad con la que se debe proyectar, es cuando habla de controlar el proyecto y su calidad. En el mismo art. 6, dice que <<el control del proyecto tiene por objeto verificar el cumplimiento del CTE y demás normativa aplicable y comprobar su grado de definición, la calidad del mismo y todos los aspectos que puedan tener incidencia en la calidad final del edificio proyectado. Este control puede referirse a todas o algunas de las exigencias”

Aunque fuera suficiente controlar la calidad del proyecto, cosa con la que se puede estar más o menos en desacuerdo (ya sería un paso positivo) esta acción no es obligatoria. El Promotor puede decidir realizar el control de calidad del proyecto a través de una entidad de control de calidad, pero no es obligatorio.

La necesidad de proyectar con calidad

Pienso que es importante priorizar la calidad en la realización del proyecto de edificación. No basta con controlar si un proyecto cumple o no con los exigencias básicas de calidad establecidas por el CTE, y tampoco, menos aún, con controlar la calidad de la ejecución del proyecto. Hay que adelantarse. ¿Por qué no establecer el aseguramiento de la calidad en fase de proyecto?

Gran parte de los siniestros en la construcción tienen como origen errores en la redacción del proyecto (Sánchez-Ostiz, 1995). Así mismo, la incidencia de los defectos producidos en la fase de proyecto está comprobada y respaldada por estudios de diversos organismos (Calavera, 1996). También existen estudios estadísticos de fallos que recogen en sus resultados la similitud en la distribución de fallos en las etapas de redacción proyecto y ejecución, destacando los fallos derivados a detalles erróneos incluidos en el proyecto (Yepes, 2012).

Además de los múltiples estudios que nos llevan a concluir que es necesario proyectar con calidad, se trata también de un argumento de provecho, ya que va en favor de los costes del proyecto. Al darle importancia a la calidad y al aseguramiento de la misma en fase de proyecto, la probabilidad de ahorrar en controles de calidad en las fases posteriores, es mayor.

Por otro lado, no hay que olvidar al cliente, en este caso, tanto para bien como para mal. Me explico. Si el cliente no define unos requisitos mínimos de calidad para el producto que encarga, lo cual es una práctica habitual, no está en plenas condiciones de exigir, a posteriori, una calidad para el producto que obtiene. Pero desde el otro punto de vista, también debería el proyectista esforzarse por exigirle al cliente que defina, con la mayor precisión posible, los requisitos de calidad que quiere que tenga el edificio.

¿Qué ha sucedido durante muchos años? Que el cliente de una promoción no se ha molestado en definir los requisitos mínimos de calidad, porque lo único que quería era un producto con el que negociar, sin importar la calidad y lo más pronto posible. Y, del otro lado, el proyectista no ha incidido en la necesidad de que el cliente definiera esos requisitos, debido a que nadie se lo ha exigido.

Por todo lo expuesto, echo de menos que las leyes y normas que regulan la edificación a nivel nacional legislen más claramente en este sentido. Por ejemplo, y por aportar una propuesta constructiva y concreta:

  • La LOE podría incluir, en su art. 10, como obligación del proyectista el aseguramiento, control y medición de la calidad del proyecto y de la redacción del mismo.
  • El CTE podría incluir, en su art. 6, como condición del proyecto, que el éste cumpliera los requisitos de calidad que defina el cliente.

Concluyendo, si me hubieran preguntado cómo se puede mejorar la calidad sin incrementar los costes, mi respuesta hubiera sido: asegurando la calidad desde la fase del redacción del proyecto.


¿Estás de acuerdo con los resultados de la encuesta? ¿Qué hubieras contestado? ¿Piensas que al proyecto de edificación se le exige calidad? Puedes participar dejando tu opinión.


ASOCIACIÓN ESPAÑOLA PARA LA CALIDAD EN LA EDIFICACIÓN (ASECE). Encuesta ASECE: ¿Cómo está la calidad de la edificación en España? ASECE, 2011. [Consulta].

CALAVERA, J. Patología de estructuras de hormigón armado y pretensado. Tomo 1. Ed. Intemac Ediciones, 1996.

YEPES, V. Los problemas de calidad en los proyectos. ‘El blog de Víctor Yepes’, en el portal web de la Universitat Politecnica de Valencia, 2012.

SÁNCHEZ-OSTIZ, A. La calidad en la redacción del Proyecto de Arquitectura. Revista de Edificación, RE, nº 20, 1995.

, , ,

4 Responses to 04 | La calidad en el proyecto no preocupa

  1. Rafael Ochando Fons 4 marzo 2013 at 18:46 #

    Está claro que un control exhaustivo de la ejecución puede permitir subsanar defectos derivados de esta, pero todos (o casi, que algunas cosas se han hecho bien) los técnicos los que vivimos en edificios construidos en los últimos 15 años podemos redactar una lista enorme de fallos de diseño.
    Estoy completamente de acuerdo contigo, la calidad empieza en la fase de diseño, y eso es algo que en construcción debemos aprender todavía. Si en otros campos, por ejemplo, automoción, hicieran lo mismo que de ha venido haciendo en edificación (proyectos como churros) ¿no pondríamos el grito en el cielo? ¿compraríamos un coche para llevarlo al taller al día siguiente?
    Como dices, las normativas deberían contemplar la calidad en la fase sde diseño y ser mas estrictas con el cumplimiento de los mínimos de calidad, pero además… ¿dónde queda la ética? ¿como podemos vender un proyecto diseñado en serie, sin pensar un momento en la calidad de vida de la gente que va a vivir ahí?
    Desde luego tu artículo invita a la reflexión.
    Saludos!

    • emiliocallejon 4 marzo 2013 at 22:49 #

      Gracias por comentar Rafa.
      Me encanta el símil que haces con el coche. Sin llegar a poderse comparar, ya que los procesos son totalmente distintos, sobre todo en automatización, es un razonamiento válido. Es más, precisamente por las características intrínsicas de la producción en industria de la cosntrucción, debería de tomarse mucho más en serio la calidad en la fase de planificación.
      Un saludo y gracias por asomarte.

  2. rodrigo 4 marzo 2013 at 22:17 #

    Estimado Emilio, buen artículo, ameno e interesante.

    A este respecto puedo aportar estadísticas del año 1999 sobre patologías en edificación que nos proporcionó, por aquel entonces la profesora de construcción que teníamos en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra, Ana Sánchez Ostiz, (a la cual has mencionado en este artículo).

    En aquel entonces el origen de las patologías se situaba (en porcentajes) según la fase del proceso edificatorio de la siguiente manera:
    – PROYECTO.- 35-40%
    – EJECUCIÓN.- 40-50%
    – USO Y MANTENIMIENTO.- 10%
    – VARIOS.- 4-10%

    Estos porcentajes no pueden mas que hacer hincapié en que en proyecto se producen hasta el 40 % de las patologías y que el uso y el mantenimiento del edificio también se llevan un porcentaje no desdeñable del 10 %.

    La situación ha cambiado sensiblemente en lo que a normativa se refiere y sobre todo a la obligatoreidad del estudio geotécnico y a la entrada en vigor del CTE; por lo que posiblemente el reparto de porcentajes varíe, pero de seguro no mucho.

    Para tener una visión más cercana he solicitado a ASEMAS, hoy mismo, un informe actualizado sobre este particular. Si están a bien facilitármelo y tengo su permiso, compartiré cifras con vosotros.

  3. emiliocallejon 4 marzo 2013 at 23:10 #

    Hola Rodrigo. Gracias por pasar y dejar tu comentario.
    Los datos que aportas evidencian que no se le ha prestado mucha atención a la calidad en fase de proyecto. Desde el año 1978, en el cual se obtienen datos del Bureau Seguritas (aportados por el Dr. Víctor Yepes en la referencia citada), los porcentajes no han cambiado demasiado. Me parece más grave aún.
    Te agradezco enormemente el aporte que haces y, ya de antemano, el que pudieras aportar si obtienes esos datos y si lo crees conveniente. Conozco tu blog y lo sigo. Precisamente por eso, me alegra que comentes en este post sobre calidad, por que te considero un profesional preocupado por la calidad y bien conocedor de las patologías y daños derivadas de la falta de aquélla.
    Un saludo.

Deja un comentario



Mi título contenido de la página